ANTE LAS PRÓXIMAS ELECCIONES PARA PRESIDENTES MUNICIPALES

MENSAJE DE LOS OBISPOS DE VERACRUZ

PROVINCIA ECLESIÁSTICA DE XALAPA

 

ANTE LAS PRÓXIMAS ELECCIONES PARA PRESIDENTES MUNICIPALES

DEL DOMINGO 4 DE JUNIO

  1. Hermanos: los discípulos de Cristo caminamos a través de este tiempo litúrgico de la Cuaresma, hacia una renovación espiritual para celebrar con alegría y coherencia nuestro compromiso bautismal con el Señor Resucitado. Él es quien da fortaleza a nuestra lucha diaria por el bien: nos ofrece el AGUA que salta hasta la vida eterna, la LUZ que ilumina nuestros pasos hacia una VIDA verdaderamente plena. A todos deseamos que Cristo sea su luz y su fortaleza en estas próximas fiestas pascuales.
  2. Por otra parte, la fe reclama de nosotros asumir nuestro compromiso social como ciudadanos: al perseverar en nuestra fe, esperamos y aceleramos la llegada de “un cielo nuevo y una tierra nueva donde habitará la justicia” (cf. 1 Pedro 3, 12s).
  3. Como ciudadanos estamos llamados a participar en el proceso que ya se está iniciando rumbo a la elección de los presidentes de los 212 municipios que integran nuestro Estado de Veracruz: servidores públicos que por un período de cuatro años, habrán de presidir y encauzar la vida, las expectativas, los proyectos y fuerzas que nuestras familias aportarán para el “bien común”.
  4. Este “bien común” debe prevalecer sobre cualquier otro tipo de interés o criterio. Como enseñaba San Juan Pablo II: “Una auténtica democracia no es sólo el resultado de un respeto formal de las reglas, sino que es el fruto de la aceptación convencida de los valores que inspiran los procedimientos democráticos: la dignidad de toda persona humana, el respeto de los derechos del hombre, la asunción del «bien común» como fin y criterio regulador de la vida política.” (Juan Pablo II, Carta Encíclica. Centesimus annus, 46).
  5. Ante la dramática crisis moral que ha afectado la convivencia política y social de las familias en nuestro Estado de Veracruz, por la persistencia de situaciones de corrupción, violencia, agravios a la dignidad y a la vida humana; ante la impunidad y la insatisfacción de los anhelos de bienestar y equidad: la PARTICIPACIÓN DE TODOS ES FUNDAMENTAL para hacer posible un futuro esperanzador con las mejores garantías que nos permitan avanzar hacia una verdadera transformación.
  6. Por ello animamos a la ciudadanía para PARTICIPAR Y VOTAR en la construcción del bien de todos los miembros del propio municipio. Entendiendo que el MUNICIPIO lo conforman tanto la población, como el territorio en que se asienta y el gobierno que lo preside integrado por el alcalde y su cabildo. La máxima autoridad reside en el pueblo que elige, y los que resultan electos asumen la responsabilidad de ponerse al servicio de todos los ciudadanos por igual. A la autoridad deberán preocuparle igualmente los habitantes de la cabecera municipal, como la de los pobladores de las comunidades o congregaciones más alejadas.
  7. En nuestra actual legislación se presentarán candidatos propuestos por partidos, alianzas o por grupos que apoyan algún candidato independiente.   Tocará a cada ciudadano hacer su propio y libre discernimiento sobre los candidatos y sobre quienes los postulan: Cuáles valores proponen, cuáles son sus convicciones y estilo de trabajo, su ideología y los resultados que han dejado a lo largo de su trayectoria política o ciudadana en el pasado. Los votantes sabrán detectar la integridad de su familia, su cercanía con el pueblo, así como la coherencia en cuanto a su capacidad de servicio, honestidad, transparencia y consistencia para mantener la palabra dada.
  8. El ciudadano atento no se dejará llevar por las apariencias, ni por quienes buscan comprar su voto a través de presiones o a cambio de dádivas y promesas de cargos políticos, o por la pretensión de perpetuar sin mérito a las mismas familias en el poder.
  9. Con cierta frecuencia. “En muchos ciudadanos y dirigentes polí­ticos se alojan actitudes violentas como la demonización de quienes son considerados adversarios, la pasión por eliminarlos del escenario públi­co, el resentimiento por los agravios y las agresiones padecidas y la des­confianza que aísla e impide el acercamiento y reconocimiento mutuo”. – (Exhortación Pastoral del Episcopado Mexicano: QUE EN CRISTO, NUESTRA PAZ, MÉXICO TENGA VIDA DIGNA, 200. (15 de febrero de 2010).
  10. INVITAMOS POR ELLO A LOS CANDIDATOS Y PARTIDOS a evitar el juego sucio de los ataques o descalificaciones sin fundamento, que no corresponden a una democracia seria y madura, denigran más a quienes lo utilizan, y dificultan a futuro la convivencia social. Que los candidatos se distingan, más bien, por propuestas claras, plataformas objetivas y realistas, cuyos compromisos estén en posibilidad de cumplir. Que sean buenos administradores y eviten los endeudamientos irrazonables que hipotecan el futuro de las generaciones.
  11. ¿QUÉ SE ESPERA DE LOS CANDIDATOS ELECTOS? Que favorezcan una real participación ciudadana en la elaboración de un plan de desarrollo comunitario, en la defensa, promoción y cuidado de la familia. Superar programas paternalistas que crean ciudadanos codependientes. Impulsar – más bien – la solidaridad, el empleo, el trabajo digno, la salud y la seguridad. Que sean transparentes en la rendición de cuentas en su administración y destaquen por su servicio sencillo y respetuoso para con todos.

  1. Tareas imprescindibles serán las de garantizar la tranquilidad y seguridad de las personas y su patrimonio, la moralidad, salubridad y orden público, la adecuada prestación de servicios públicos municipales: el acceso al agua, luz y carreteras transitables, la promoción del desarrollo cultural, deportivo y escolar de los niños y jóvenes; el proveer de planes de desarrollo para crecimientos urbanos humanos y armoniosos que promuevan la convivencia y eviten el pandillerismo y las adicciones.

  1. Una preocupación particularmente delicada es el cuidado de la ecología y del medio ambiente: agua, flora y fauna; en la supervisión transparente de proyectos que pueden tener impacto ambiental, protegiendo las poblaciones de empresas deshonestas que buscan sus intereses económicos a costa del bien común; que implementen sistemas adecuados para la recolección y reciclaje de la basura, y fomenten en cambio áreas verdes y jardines. Ordenar el crecimiento urbano de los municipios y evitar asentamientos humanos irregulares o peligrosos para los pobladores. Procurar igualmente el bienestar y crecimiento de las congregaciones alejadas tanto como la de los centros urbanos.

  1. El presidente municipal y su cabildo tendrán la gran responsabilidad de vigilar por la vida y la salud de toda la población: lo que supone una fuerte dosis de valentía y fortaleza, a la hora de encarar la delincuencia y el crimen, abatir la impunidad y procurar la justicia. Apoyados en instancias de otros niveles de gobierno, tendrán la tarea de preservar el estado de derecho, el orden la legalidad y los derechos humanos y la seguridad de todos.

  1. Hermanos: los animamos a que cada ciudadano emita el próximo 4 de Junio, su voto personal, libre, razonado y secreto que es insustituible. Es un derecho y un deber moral de todo ciudadano.
  2. Invitamos a los medios de comunicación a dar la información cierta y oportuna, en torno al proceso y a las diversas opciones de los electores.
  3. Como ya lo hemos pedido en otras ocasiones a nuestros hermanos sacerdotes, les recordamos que nuestra mejor aportación a la democracia es haciendo conciencia en nuestros fieles de sus derechos y deberes ciudadanos. Como pastores, estamos llamados a ser factores de unidad y de comunión, de reconciliación y de paz, por lo que no es nuestro papel hablar en favor o en contra de ningún candidato o partido político en particular; hemos de respetar la libertad de los fieles laicos en sus opciones políticas, dentro de un pluralismo de partidos. Para esto podrá favorecer esta conciencia el promover talleres de participación ciudadana a favor del voto totalmente libre y responsable.
  4. Consecuentemente, en las misas y actos propiamente religiosos, así como en los templos y anexos, se evitará todo aquello que pudiera ser o aparecer como apoyo a un determinado candidato o partido. Están prohibidas, por tanto, celebraciones para pedir el éxito de una campaña o dar gracias por el triunfo de un candidato particular. Sin embargo, una vez que las elecciones concluyan y las autoridades queden legítimamente constituidas, contarán con el apoyo y la oración de los fieles católicos.
  5. Una vez calificadas las elecciones al final del proceso electoral, todos – candidatos y electores – debemos dejar atrás los apasionamientos y rivalidades de las campañas, comprendiendo con madurez que las elecciones son un proceso natural de competencia y selección, y disponiéndonos a colaborar con las nuevas autoridades en la construcción de una sociedad más justa y solidaria.
  6. Hermanos: Oremos al Señor para que nos conceda vivir un proceso transparente y ordenado, acompañado de una nutrida participación. Invitamos a promover en nuestros templos y capillas una CAMPAÑA DE ORACION durante el mes de mayo previo a la elección, encomendándonos a la Virgen María cuyo centenario de las Apariciones en Fátima estamos por conmemorar.
  1. Pariticipemos en las elecciones con decisión y confianza, para hacer frente a la crisis social que padecemos. Los cristianos estamos llamados a ser “luz del mundo”. Aunque transitamos por cañadas inciertas y oscuras sabemos que Cristo el Buen Pastor va con nosotros y nos conduce a fuentes de agua viva.

  1. Hagamos nuestra la invitación de San Pablo: “Alégrense en la esperanza, sean pacientes en la tribulación y perseverantes en la oración. No devuelvan a nadie mal por mal. Procuren hacer el bien delante de todos los hombres. En cuanto dependa de ustedes, traten de vivir en paz con todos. No te dejes vencer por el mal. Por el contrario, vence al mal, haciendo el bien. (Romanos 12, 12.17.18.21).
  2. Que nuestra Madre, Santa María de Guadalupe y San Rafael Guizar intercedan por nosotros, para que podamos tener mejores municipios y una sociedad veracruzana más democrática, reconciliada y fraterna.

5º Domingo de Cuaresma, 2 de abril de 2017.

 

 

Sus hermanos obispos:

 

 

 

+ Hipólito Reyes Larios

Arzobispo de Xalapa

 

+ Sergio Obeso Rivera

Arzobispo Emérito de Xalapa.

 

+ Rutilo Muñoz Zamora.

Obispo de Coatzacoalcos.

 

+ Luis Felipe Gallardo Martín del Campo.

Obispo de Veracruz.

 

+ José Trinidad Zapata Ortiz

Obispo de Papantla.

 

+ Eduardo Porfirio Patiño Leal

Obispo de Córdoba

  + Eduardo Cervantes Merino

Obispo de Orizaba.

 

+ Juan Navarro Castellanos

Obispo de Tuxpan.

 

+ Fidencio López Plaza

Obispo de San Andrés Tuxtla

 

+ Rafael Palma Capetillo

Obispo Auxiliar de Xalapa

 

+ Lorenzo Cárdenas Aregullín

Obispo Emérito de Papantla.